24 feb. 2020

Epílogo.


Te amo. Siempre te amaré. Llámame si quieres verme.





Ahora estoy enamorada de otro también, él aún no sabe que es así de profundo, he aprendido la lección, no lo asustaré. Pero si en algún momento él me hiciera saber que le hiere que aún te ame, entonces sí se cerrará tu grieta. Con masilla de la extra-fuerte, Tato, mi amor.
Ahora piensa, porque así lo manifiesto en público y se lo he dicho a él, que lo nuestro perece, que se apaga en mi corazón. Pero mientras siga soñándote y erizándome al pensar en tus parcas palabras, no puedo auto denominarme honesta, sin confesarte en esta última carta que sí, cobarde y cínico, mi vida, mi pibe pileta, pero eres el hombre de mi vida. Al menos hasta el momento.

Adiós. Cuídate. Ahora sí.





Tu Reina MoMo.