23 may. 2020

Más veneno.


*Retazos de sentimientos puestos por escrito.





Llorar por los rincones. En ausencia de ella. Callar lo que te duele; entonces la amas como a nadie. Llevar la pena dentro de nunca volver a oír su voz más.





"Y pensar en él y encenderse el deseo de tocar la propia piel, imaginando sus manos, que son las que acarician tu alma, sin estar cerca".





Y estar muy lejos, de hecho. Tan lejos como un imposible. Pero la certeza de la sensibilidad que se aisló del mundo, aún a costa de su felicidad, de la de ambos. Y una mierda de comunicación... también por todas las interferencias.





"Y convertir la vida en penar, sin él, en verla pasar, sacrificando la alegría de tenernos y de verter la risa y las caricias, sin vetos ni culpa... Que un día se reencontraran despojadas del dolor de la distancia insalvable"





El castigo es la renuncia. Tu renuncia a ser feliz, condenando la dicha propia, que me obliga, por ser tan profundo este sentimiento, a respetarlo, aunque se me antoja una insensatez inflamable. Y la rabia de pensar que nada de lo que te sucede es justo.





"No hay que pagar ningún peaje para volver a empezar. Tu honestidad es tan pura como injusta conmigo, pero porque nunca tuviste en cuenta mi opinión ni quisiste aquella conversación"





¿Y volver a empezar de cero? ¿tras una promesa rota? Nadie se queda al lado de la lágrima congelada, que se rompe si intentas tocarla.





"Aceptar que era un bello paraje que antes fascinaba a propios y extraños."





Vivir con la duda eterna de tus silencios a mis dulzuras, nena... Nunca saber si callabas por no herirme, al no sentir igual. No entender las formas... nunca. E intentarlo, para conocerte mejor, porque ya te amaba y no lo viste...





"Pensar que callabas por no herirme, vida, y a la vez pensar que te veías idealizado, en mis ojos tristes, y que quisiste sacarme del auto engaño de tu amor, pero que querías evitar mi ira... al no sentir igual. Y no entendí nunca tus formas. Por más que lo intenté, porque no se ama, en realidad, si no se conoce... ¿Por qué nunca dijiste simplemente un 'NO-TE-QUIE-RO. ¡OLVIDAME!? Pues eso es justo lo que no hiciste"





Justo no hice mandarte por ahí a chingar a otro por ser delicado y siempre ví que la cagué. Que pretendías el drama de "es un cerdo, se aprovechó de que me supo seducir, o algo así". O eso o lo otro. Renegar de lo que no supiste y crees saber. Que hay frío y desamor. No es ninguna, lo sabes y te da igual eso.





"Quizá sí necesitaba hacer de la situación una tragicomedia de tu falta de entereza, por mi orgullo herido de tanto ir y venir y sentir en verdad que había acabado, sin decirme nada... Quizá necesitaba, para no seguir anclada en el dolor la creencia de que te marchitarás por la renuncia, dejar correr el a veces necesario y sano despecho, con el que compensamos las que no somos celosas, por nuestro amor propio y pizquito de dignidad: pero, justo por cómo amo, al segundo ya me siento mal y responsable de todo. Y de nada. De partirme el corazón por las cosas calladas meses y meses..."





No eres tú sola a la que el corazón le ha estallado, no solo tus lágrimas arrasaban y no podía decirte eso, lo habrías malinterpretado... de nuevo. Lágrimas contenidas durante meses. Y si yo era impedimento para recuperarlo con él, también. Ahora me dirías cínico...





"Y esta sensación de ardor infinito, de que no salgan las metáforas ya, de querer aclararlo todo, punto por punto... o bien todo lo contrario. Olvidarlo todo. Hasta dejar de escuchar las canciones, si es preciso. La huida hacia delante y el tiempo hará su trabajo. Y el hielo y la distancia. El silencio perpetuo..."
Pero tú siempre serás la bola de demolición que provocó las letras crudas ...





*Este post es una composición con manuscritos volcados en papel, en los últimos meses, cuando el pc no estaba a mano y el smart phone no me resultaba cómodo.