8 ago 2022

Siempre la misma pregunta.

 En aquellas ocasiones en las que trataba de imitar su manera de atinar con el tema musical para el momento, alguna vez, muy pocas, logró captar su atención como al contrario era tan frecuente.

Y así un día de esos de aprobación del Rey Momo por la elección del artista, dio con los huesos contra la eterna cuestión. La que nunca podrá resolver. Porque es mejor así. Sin respuesta. Porque no la hay tal y como se sucedieron los acontecimientos. Sea cual sea la explicación, la solución a esa cruel omisión de la verdad cruda, no sirve. 

Dos visiones, dos mundos irreconciliables. El empírico contra el del amor cobarde y posesivo, que frena a la curiosidad por otros seres que sumen. 

Con la yema de los dedos, son tres meses, está ahí la meta prefijada.

Quién era Momo en la vida del hombre gris que la habló un día. Y aquel "and promise me this:"

Sentencias demoledoras, Dolores encubiertos. Cefalea en la playa en tu día libre, vómitos de vuelta a casa. Sola...

Pero ya lo estabas sin estarlo, cuando enfermabas, recuerda eso. Y sin enfermar también. Cada cosa en su lugar, y la posesión del otro en su peor forma, tomando decisiones unilaterales que afectan a dos es una línea infranqueable. Así como un funesto error no detenerlo desde la primera vez que sucede.

Cuánta falta te hacen. Están disfrutando, piscina y playa, helados y caprichos estivales. Son niñas con suerte, a pesar de todo. 

Sigue tu camino, del volcán quedan ya solamente fumarolas.



Qué cansado es nadar entre rumor, chisme e infundio, ya lo habías olvidado, ese gran inconveniente de socializar en el curro por cuenta ajena.

6 ago 2022

Estropicio.

(Volviendo a ratos a la primera persona...) 

Mamá usaba esa palabra para referirse a una destrucción masiva infantil. También para el derroche o manipulación incorrecta de carnes y alimentos en general. Porque había pasado hambre, decía.

Dentro de su oscuridad, belleza. En el verbo reconocerla siempre. Esa autenticidad que destacaba. Clara, concisa, de agilidad mental relacionando conceptos para expresarlos, incluso a su manera. Con sus errores gramaticales, incluso orales. Tierna, siempre queriendo aprender y abierta a ello. Ay. 

Qué me diría. No sé. Cuando estoy en bajada porque las echo tantísimo de menos es muy frecuente que piense más en todos mis errores, aumentando también la tentación de pensar en que el divorcio es otro. Creo que Gran Mamba estaría de acuerdo en lo fundamental conmigo. Tardé, tardamos en actuar. En cambiar el rumbo de la deriva en la que navegábamos. 

<<Arrepentirse de elecciones en los cruces es lo natural en la vida.>> 

Ya está amainando el alisio, el mes que sigue a este es Septiembre. Alcanzarás la edad de ella. Alcanzarás otro peldaño más, dejarás atrás unas dudas para afrontar otras. Seguirá pasando gente nueva por el resort.

<<Las mambitas alcanzarán la edad de la Flor cuando la abuela partió. >>

Y otra coincidencia en la dimensión tiempo, otro límite, horizonte, frontera... cuando no hay otra cuestión ahora que la evidencia de que el cambio climático hará bien jodida la vida a mis hijas y nietas, si llego a verlas.

Siento mucha rabia y estoy enfadada por algo que no puedo cambiar: ser humana.

Solamente puedo intentar compensar, juntando letras, tanta destrucción del Planeta que habitamos de la que soy parte indisolublemente responsable, por los siglos de los siglos.

Y aquel grito, en imperativo, que fue mi primer blog que también, como hoy, era responsable del calentamiento con las emisiones de la conexión a Internet, queda en mi mente como nebulosa de una paradoja. Un ciclo que se cierra, de diecisiete años de duración.

Compensar el estropicio;

Ilustrar el momento desde mi angustia de agosto de 2022.

<<Hace mucho que no bailo.
Es una fase, pero la falta de sexo me pone mustia, siempre he sido así...>>

 


 Estropicio es la palabra, sí. Definitivamente.


4 ago 2022

Anti polvo.

<< Que si me gusta la música, dice... >>

Acaba de poner a reproducir su lista de favoritos. No iba a escribir, estaba editando fotos. Pero se ha acercado sorpresivamente, como tiene por costumbre, a hacer esa absurda pregunta. La enésima de intentar conversar para intimar más de lo que ella quiere hacerlo con él.

Cuántas veces en este mes, desde que empezaron con la obra, has pensado en tu padre, Momo. Cuántas veces has repetido, para tus adentros y en alto, estando sola mientras limpiabas, que os habíais muerto de hambre en la aldea si papá fuese como estos currantes. Sucios, jetas, invasivos, con exceso de confianza...

En ese punto la duda siempre es la diversidad cultural. Y como amas la sencillez y odias la doble cara, al final le terminas quitando la razón a ese pensamiento de rectitud moral judeocristofriki de la vieja Castilla. Para eso no viniste. 

Aunque el tío sigue siendo repugnante. Te mira como otres lo hacen, pero en él el descaro te parece patético. Lo malo es que detectas algo sombrío. Eso que te hace sentir alivio porque las mambitas están fuera, lejos de esas zarpas.

Sabes que es muy grave lo que tu cabeza piensa y que no debe salir para afuera si no es con absoluta certeza de que el peligro acecha. Pero eres madre, ya está. Para siempre y de por vida ese recelo aparecerá cuando haya depredadores reales o potenciales en el entorno. 

A tu vera las quieres tener, así te sientes más segura, feliz, relajada. Y aunque no siempre sea posible. Acostumbrarse a eso, bajar las revoluciones conscientemente, cuando se alejen del escudo protector de mami.

Escogido el compadre. Escogido el momento. Ni te planteabas el doble zigoto. La vida te las regaló, aún hoy no lo crees. Escogida la separación de los caminos... escogidas las vacaciones de verano separadas.

Hacia los cuarenta y cinco veranos, no ha habido noticias aún sobre lo que lleva tiempo angustiándote. Y con la larga espera, se ha apaciguado ya un poco la ansiedad, de nuevo. El trabajo, las decepciones humanas, la Flor también lejos...

<<Todo rueda y Roberto Pérez Toledo, presumiendo de diferencias en mi cabeza. Me enteré de su muerte el mismo día de la Gala de los Goya, de este 2022 y lloré a mares, por no haberlo sabido en el momento de él partir...>>

Tantas personas maravillosas que han nacido, crecido, se han desarrollado en este hábitat insular de las mambitas.

Y la sensualidad de esta isla está muy lejos de los modos de este tipo que tan mal trabaja. 


<<Ya quisiera parecerse en el blanco de los ojos a mi padre, pero como profesional, aquí, en Castilla o en Madagascar...>>