23 sept 2022

Alguien.

 Alguien que compensará todo el dolor, porque habrá sido el trayecto necesario hasta sus abrazos verdaderamente empáticos y sanadores.

Alguien que entenderá la ternura como ella la entiende, necesaria en cada cosa y aliento vital. 

Where♫ have you been♪ all my life♪♫

Verdaderamente sentir ese asidero, creer en el destino. Pues no. Ahí muere todo romanticismo porque es una brasa en su cabeza muy arraigada lo de la probabilidad y el azar. Entonces sabe perfectamente que cuando sucedió la ceguera acababa de abrir las puertas a esa posibilidad de enamorarse de nuevo. Que antes en su manera de estar en redes estaba capada. A cal y canto, satisfechas las necesidades, muy claras las líneas rojas a la hora de vacilar en particular con el otro sexo. Esa es la diferencia sustancial, al fin y al cabo. Años en redes, pero fue en 2018 a finales que empezó a abrirse el campo de visión. Que siempre había estado ahí. Se revela la realidad, sabe que se habían cruzado y fue él quien se mezcló con la gente con la que ella ya estaba. Sí. Conversaciones, retuits e interacciones que él inició. Aquel bloqueo retirado con intervención de un común. No, no había nada de inocente,  pero Momo se lo tragó, claramente. La única sinceridad fue admitir que ya había zorreado antes con otras. Lo que abre dos posibilidades: Una, que fuera cierto, con lo cual refuerza la tesis del depredador casado que opera en redes para una triste paja mucho menos riesgosa que ponerlos en analógico, lo que alivia algo la tensión testicular de una manera bastante más agradable para la autoestima, pero sin llegar a ser una cana al aire en toda regla, según algunas mentes del siglo pasado (muy pasado). Y dos, que fuera un farol por puro narcisismo de no querer reconocer inexperiencia... No. La segunda no es posible, de ningún modo. Inexperto en bastantes cosas importantes en relación al sexting cuando hay terceros engañados, no era, en efecto. Sus conocimientos sobre la materia no eran intuitivos ni de coña.

Pavada, cada vez más claro, Momo. Pero nada que salga de un esquema completamente lógico. Llevaba sin flirtear con intención seria de coger desde casi dos décadas atrás. Y cuando volvió a interesarle conocer gente nueva, la oportunidad y el deseo fue con alguien en Internet, por primera vez desvirtualizar para follar, Con más de cuarenta. Desentrenada en detectar cabrones, herida y doliente aún de la ruptura... vulnerable en un entorno nuevo. Un tierno bocadito para buitres y hienas.

Ahora ha perdido el interés por esos encuentros en la distancia, totalmente. No le interesan si no es con lucro mediante. No la buscan ni lo busca.

En el curro le atraen más las mujeres, cien mil veces y en todos los sentidos. No hay tíos guapos y los dos que son más monos no son su tipo. En cambio las mujeres son todas unos pivones y la mayoría maravillosas.



Seguirá siendo una incógnita, un pronombre indefinido. Momo cree que aún por bastante tiempo, le queda trecho para recuperarse del todo y antes de eso solo quiere el amor grande y definido: el que tiene inmenso.

20 sept 2022

Intensa.

 La punzada. 

La respiración se entrecorta, falta el aire, acude el hipo continuamente. Y brota espontáneamente, sin motivo visible de manera externa, pues es una idea fugaz sobre el futuro lo que ha inundado el lagrimal.

Escribe lo que te pasa, describe lo que sucede en esos momentos chunguísimos.

Cosas inconexas y absurdas. Por ejemplo que has oído a Buenafuente, bonachón donde los haya, decir "chula/o" para referirse a personas interesantes o majas, en lugar de a objetos, y te dio repugnancia. Igual que cuando se lo leíste calcado el concepto, el calificativo y el sustantivo a una psicóloga conductista en tuiter, en un hilo en el que decía poco menos que que somos las ratas de Skinner en cuestiones de amor no correspondido. Le daba la razón a los coach youtuberos machistas, ni corta ni perezosa, pero no creo que se diese cuenta. Un lamentable y frecuente caso de feminismo paternalista (ergo antifeminismo) en esa red social y un gusto compartido por la cursilería verbal con Andreu que mezclo y agito en la coctelera sin aparente sentido. Salvo este mismo: el de volcar pensamientos en una caja de texto. Transcribir mi mente.

Intenso.

El dolor. Sufres más que cuando tienes crisis de cefalea o malestar físico por el intestino irritable. Son dos muy jodidas cronicidades, a esta altura de la vida. Aún no has aprendido a llevar del todo lo del colon y hay cosillas pendientes de resultado. Y baja médica laboral. Vórtice denso de fenómenos. El contexto es una mierda como un piano. Contexto o caldo para la sopa. De cualquier manera, grueso, con muchos factores a sumar, fideos a cocer...

Decepciones, otra vez. Vas analizando la cronología de lo sucedido, hasta caer en la pendiente tras resbalar en el bordillo. Ves un ambiente opresivo, un aire cargado de gas inflamable por una fuga. Y dos o tres chispas prendiendo la mecha... tras de ella una explosión de llanto.

Meses en contención, la parte buena de reincorporarse, aunque fuera en ese sector de mierda de nuevo, al mercado de trabajo. Los primeros muy buenos, de ventanas abiertas, que aireaban el gas de la fuga, impidiendo la concentración excesiva. En cuanto empezaron a irse tus pilares, volvieron los antiguos fantasmas, las inseguridades. Y quienes vieron con rabia tu alegría inicial, aprovecharon para cerrar de nuevo el ambiente. Hasta que la decepción de la deslealtad culminó el plan y te quebraste. 

Ella vuelve porque le da coraje que saques la cabeza, envalentonada. Así le tienes que mirar al mundo, con la cabeza alta porque no eres culpable de la desatención y sí merecedora de la recuperación. De la paz. De la calma. De la serenidad.

Y cuando la alcance, será tarde para volver a buscarme. No habrá rencor, no estaré, simplemente. Porque huiré de los vórtices del desamor, que son todos los vividos por el abandono sufrido. 


Abandonar y desistir de entender. Otres pudieron. Has de poder. Algún día.

17 sept 2022

T.Q.M.D.O.T.

 O mina de lindo cuello, pero este pibe también supo en todo momento qué significaba MPP.

♪Con las piernas♫ más bonitas♪
las más ♫lindas piernas♪
que vi♪♫

Todas las letras vivas... todos los chats que rebosaban fuego resultaron ser nada.

Aceptar esa verdad lleva tiempo. Cuando ves que la asimetría es cierta y está ahí, sufres. 

Momo sufrió por la manera de dejarla. Y volvió a sufrir porque la asimetría era tan abismal que Nadie nunca pensó en los sentimientos de ella si descubría hasta dónde llegaba la brecha de grande. En las huellas de sus actos en la Red. Que para mentes con la capacidad analítica de ella, son una fuente de respuestas, alternativas o no a la realidad, pero que constituyen posibles soluciones a un intrincado malentendido. En esas huellas leyó la despreocupación y la laxa moralidad del otro con quienes tropieza en Internet. La inconsciencia inmadura de no valorar que hay una persona que siente y sufre, al otro lado.

Que no es un bot porno, ni una puta a la que pagas. Que si accedes, en mitad de un calentón, cosa que no es relevante (porque de serlo se cae en sexismo burdo adjudicando el cliché al hombre de que piensa con la polla) a tener una cita analógica para follar, luego te podrás echar atrás. Pero será imposible que no quedes como un asqueroso cabrón que se ha aprovechado de que la otra persona está colgada para obtener en el momento mieles ciber sexuales. Porque no tiene nada que ver masturbarse solo completamente con masturbarse con gente on line. Te hace sentir mucho más humano y menos solo lo segundo. Cuando hay una pareja en la fría cama pero te encierras en el baño o cuando descansas en otra habitación ya separados, incluso, para obtener placer sin el contacto de piel ajena, que duerme al otro lado de una pared. Te hace sentir deseado y vivo y no tiene nada que ver con el acto mecánico de estimular una zona erótica o genital mientras imaginas que la follada de la pantalla la disfrutas tú. Paradoja sin igual donde las haya. Este mundo interconectado y puritano a la vez. Con tantísima oferta de porno y erotismo, que a la vez se fustiga cínicamente por las cloacas de los Estados y juzga al vecino por ser un putero sin complejos. 

<< "Mírate debajo de la piel", piensa Momo.
Reconocer el lado oscuro que domina tus impulsos más fieros y destructivos es necesario para alcanzar la paz. Lejos de esos estados de ánimo que propician crisis de melancolía, en las que nos encerramos más aún en nosotros mismos...>>

Y entonces conoces ese lado hastiado de la vida, en el que un orgasmo en soledad no es nada. Es el mecanicismo animal, lo contrario de lo racional. A pesar de la insistencia de nuestros días en que masturbarse es saludable e incluso necesario, también en la vida adulta, para vivir en plenitud. Hemos dado la vuelta a la tortilla de la represión sexual y estamos en el otro extremo de los curas carcatólicos de posguerra con su "si te tocas la pilila, te quedas ciego". No parecemos percatarnos de que es otro triunfo del ultra conservadurismo capitalista, que ahonda en la destrucción del proletariado como grupo cohesionado, con objetivos comunes: Dale al onanismo pero en la soledad de tu cuarto, con tu terminal conectado en red. Individualishmo. Sí. Otra vez. Normalizarlo para evitar poner cuernos en analógico, ver el sexo como un desahogo, en lugar de una práctica humana lúdica y que, afectivos o no, estrecha lazos. Y soterrarlo debajo de prejuicios y fábulas, ensuciarlo con el lado inmoral, ilegal, delictivo, mezclando todo. Como que las violaciones en grupo fueran consecuencia de la liberación sexual o de todo lo contrario únicamente, en el otro extremo, del machismo más violento y cerruno. Borrando todos los matices y aristas del fenómeno redes sociales y el grado de madurez con que las sociedades menos desarrolladas han acogido estas herramientas. 

Hay algo que te indica que ahora sí, cuando te das placer en soledad, es realmente sola. No buscas a nadie de los posibles ciber amantes ni a nadie con quien compartir. Prefieres imaginar encuentros. A veces incluso con híbridos de personas que pasaron por tu vida. La facilidad para crear personajes y situaciones de la nada ayuda. Pero sumando algún rasgo o elemento identificativo al avatar se potencia el deseo... 

<<Piensas que te las sabes todas y aún no te han dado lo que necesitas...>>

A alguien se le pasa esto por la cabeza cuando te lee, pero es tan obvio eso que pocas cosas te causan menos inquietud en esta vida: lo que tenga que llegar, llegará y no se echa de menos lo que no se conoce ni se ha probado.

A carcajadas. Toda la vida escuchando promesas del estilo: "Te voy a dar. Lo que necesitas es una buena polla/polvo. Como te pille te enteras. Te voy a poner de tal forma y a empotrarte contra tal mueble"

Puto nadie. Esa es la realidad. Solamente el primero dominó la escena. El resto estuvo esperando que tu pinta y tu boca de comer pollas hiciera realidad sus sueños de pasivo devorado por una hembrona. 

No saber con cincuenta y pico que eso no le pone a una mujer enamorada y que quien tiene que hacer el esfuerzo por encender el ascua es el que solamente va a follar, es de ser un infinito ignorante. Por mucho que vayas por la vida de currela ilustrado cultureta que va soltando perlas de sabiduría en antros de Internet. Narcisismo. Mucho más acentuado que el de papi Chan. Pero las hormonas y el amor hicieron la ceguera muy prolongada en el tiempo.

<<Ensuciarlo, esconderlo... El sexo como acto vergonzoso, que provoca pudor a quien está a nuestro lado si ya no lo vive con la misma intensidad... Historias paralelas, la suya y la mía. El día que descubres que se avergüenza de ti es la gota que colma el vaso, lo que propicia que quieras huir de su lado, que te daña en tu amor propio... Pero esa fue mi decisión. No la de él, me amara o no. De nada le sirvió nuestra historia plagada de mentiras. A mí sí: hoy escribo.>>

Todavía queda catarsis, son los últimos coletazos, cuando por fin ha caído del todo la máscara y comienza el olvido de los rasgos faciales y de todo tipo. Solo quedan canciones y encima están adulteradas, destripadas, analizadas letras, dadas la vuelta del revés para ver los trucos del rockero pendenciero putas, que es lo que ha sido el Indio toda la vida y es una figura masculina que aborrezco. Porque sobre Solari le proyectas a él, el pobre hombre que no lo es pues sigue haciendo giras de recitales a los setenta y con Parkinson. Proyectas sus mentiras y sus lágrimas de cocodrilo para conseguir una foto de tus mieles. Todos aquellos sextings que sucedieron en los que se mostró como lo hizo, para después negarlo todo y dejarte hecha picadillo tirada y sin consuelo. 

Joder, que si lo eres, Momo. Eres su puta obsesión hasta el final de los días. No por amarte. Sí por mal follarte y pisarte después como a una colilla. Jamás podrá olvidar su comportamiento de mierda contigo, si es una persona decente. Y ya no te interesa saber nada acerca de su decencia sin demostrar.



Hay tantas cosas que te horrorizan de esa relación que empezó en ese sitio y acabó en otro... Relacionar tu tempestad con motivaciones ideológicas es una de las más graves y acusadas. Porque demuestra una tesis con fuerza, unos métodos espurios para conseguir metas. Y en esos métodos, la mentira y la purga están presentes sin duda alguna.

Haciendo una triple voltereta mortal puedes concluir incluso que fue la mentira y la purga la que acabó con esa era. No el capitalismo ni el imperialismo yankee. 

Son dignos herederos, cada vez más minoritarios e inadaptados. Pero mientras exista esa veta seguirá afectando a la cohesión y abriendo puertas al fascismo contra el que dicen luchar, que no siempre.


15 sept 2022

Tempranillo y Malvasía. Memorias de Momo (XX).

 "Al principio pensaba terminarme el vino..."*

Después decidí levantarme de la mesa a mitad de la cena y agarrar la botella para por fin empezar a disfrutarla de verdad. Subí en el coche sin pensar a dónde iba. De verdad que fue así. Sin embargo quizá no transcurrieran ni cinco minutos, -los que se tardan en arrancar el motor, poner música y salir de la urbanización pija en la que estaba el restaurante del que me había largado abandonando a mi pretenciosa cita,- antes de que la idea se me cruzara en mente.

Una vez en la autopista, ya sí. Ya afronté con claridad mis intenciones rondando: busqué la salida dirección a Segovia. Qué haría una vez allí era lo de menos. Pero el impulso de llevarse el vino de la mesa le llevó a un antojo por maridar ese tinto Ribera con quizá un "cochinillo" merecedor de ese caldo.

<<Indagar.

En el silencio de la noche, acampada a la orilla del Gran Océano Azul.

¿Cuántas veces en la vida has sentido que tus decisiones perjudicaban a los demás?

Ahora indaga. Sobre cuántas de esas veces ha sido un impulso vital lo que te ha guiado, exonerándote un poco de la responsabilidad que da el reflexionar en profundidad sobre las huellas de nuestros actos, antes de acometerlos. 

Los actos.

En aquellos momentos vitales en que ante una encrucijada, "Los otros o tú", te escoges a ti misma y alguien entonces cae por una pendiente, de manera simultánea.>>

En estas estás entrando en la ciudad del famoso acueducto. Tus últimos recuerdos en ella son de una excursión extraescolar en la preadolescencia, cursando 8º de EGB. Son recuerdos bonitos, un gran día.

La primera sorpresa inesperada, si no fuera por lo destrozona que es la competencia neoliberal con los pequeños negocios, es que ya no existe el café bar del que te hablaba, donde a veces quedaba para desayunar con clientes a los que pasaba presupuestos. Han transcurrido cuatro años, no es poco tiempo. Puede haber pasado de todo. Ojalá no, pero hasta puede haberse cruzado la pandemia de manera fatal. De cualquier forma, el paisano al que preguntaste en la calle te dice que llevará al menos un par de años el nuevo gerente que puso la pizzería actual.

En la misma calle hay un letrero encendido de un local que parece estar abierto. Te acercas caminando, bajas del coche. Jajajaja. Resulta que es un sex shop 24h con doble puerta, de los que leen el DNI para abrirte y tienen dentro expendedoras de lubricante, lencería erótica y juguetes sexuales. Vuelves sobre tus pasos y te subes al coche.

No has ido allí para nada, Momo, lo sabes, pero ahora mismo de bolas chinas tienes las necesidades cubiertas. Sacas el móvil y buscas un rastro en tu agenda que sabes que queda, aún borrando el número. Abres la bandeja de SMS enviados y buscas diciembre de 2019, la primera, última y única ocasión en que usaste esa vía para comunicarte, dejando nada más una llave secreta. La duda que tiene acerca de esa llave, tú la sabes. 

Quizá quiera despejarla o no. Es el momento de saberlo. Esta noche o nunca, esa es la disyuntiva.
He venido hasta aquí dispuesta incluso a recibir mi merecido por mis actos mezquinos.

Aquí está. <Bandeja de salida> <escribir nuevo mensaje a Nadie>:

<<Estoy aquí cerca para invitarte a un tinto de excelente añada y que hablemos diez minutos, si lo deseas.

Quiero decirte, eso sí, para cubrirme las espaldas ante tu posible rechazo, que esto que hago en este acto es un grave error>>.

<enviar>

...

<Bandeja de entrada> <NuevosSMSsRecibidos(1)>:

<<Supongo que DO Ribera del Duero, acepto. Sí, lo deseo.

Entiendo lo de cubrirte. Espero que no. TQMDOT

Dime dónde estás. Ya voy.>>



*(Este post es un collage de textos manuscritos en papel y tinta, y transcritos después en la Red a mi modo y estilo. Ficción mestiza, la mía, que en este caso pincela la introducción de la entrada con una frase del puño y letra de la Flor Del Dolor, en una de las páginas de la libreta que me llevé para el fin de semana acampada en Puerto Muelas. Esa frase me transportó, pero obvio no me puedo atribuir la autoría de todo el texto. Ni lo voy a hacer cuando además la auténtica pensadora es una de las personas que más amo sobre el Planeta. Y de las más talentosas también.)

9 sept 2022

Al Sur.

 El necesario descanso, que no lo es del todo, lo corona con una escapada de fin de semana al Sur más (pero ya no tanto) salvaje. Para reservarse las risas entre chapoteos, coreografías de canciones del verano y payasadas de ninfas inocentes.

No saber lo que te depara la vida y que no importe en el momento presente.

Te espera el azul cristalino de la mar lejana a la civilización. Al ordenamiento urbanístico, oxímoron cínico donde los haya que reciben las calificaciones de suelo ad hoc para profanar ecosistemas marítimo terrestres...

<<Coño, ¡qué caro es plantar una caseta para hacer noche! No, no es la vergonzosa cantidad de los tres mil pavos por semana en el resort, pero sí que al menos me gustaría que se reinvierta bien la tasa por dormir al raso en un cachito de paraíso...>>

Mentiras y más mentiras. Qué mal lo llevas. Tanto si es para engañar a un cliente con la supuesta rotura de stock del vino de la tierra que ha escogido de la carta, como si es una piadosa para aminorar el golpe de la traición. Da lo mismo la entidad, ahora te fijas en todo lo que te rodea, sea brizna o mata, aleteo de polilla o enjambre amenazador de avispas. Estar expuesta a eso y que no te importe.

Al Sur. Siempre recordar que la decisión era tuya primero. 


Percibir por instantes que todo lo que amabas puede ser la jaula que no te dejan cerrada con llave, pero que no abres para dejarla atrás. 

"Lo malo conocido..."

Soltar el ancla, viajar al sur.

Más al sur.

6 sept 2022

Quién eres y a qué te dedicas.

Hace casi tres años del regreso a estas páginas, después de otros cuatro años más sin juntar ni una letra. Volviste y no sabes si decisión consciente correcta o inevitable determinación del ser que late ahí dentro. Tu alma arrolladora creativa, que pugna por salir y necesita contar cosas. 

No sabes ni de dónde, es de siempre. Te recuerdas niña en tu cuarto, contando en alto historias que daban contexto a tus juegos. La pura imaginación de lo que no existe, que inventas para hacer dulce el paso del tiempo. Ensoñaciones que aún hoy en día experimentas y que no quieres matar. No hay un "Basta, se acabó de imaginar, niña", porque eso sería marchitarse para siempre. Y no entiendes a quien te dice que esos momentos no son compatibles con la responsabilidad adulta.

<<Hay tiempo para todo en la vida>>

Mamá, cómo te extraño. Cuántas perlas de sabiduría que se muestran ahora, abierta la concha mucho después de tú poder ser apreciada como paridora no solamente...

Entrar en el cuarto invadido por la despierta creatividad del mundo imaginario de las mambitas, rienda suelta al orden desordenado, con sus ciudades de papel a un lado y sus acampadas de pin y pon al otro. En la mesa de estudiar toman el te varios peluches y en las camas está el hospital veterinario central de todos los ambientes con diversos habitantes creados...

Y sentir paz, ahí dentro... En la evasión del juego infantil, que luego te hace sentir un poco ogro por poner las noticias en la tele al mediodía. Otro fogonazo: las primeras teles en la cocina, además de la primera y única de la sala de estar, en las casas de los barrios obreros. Qué poco le gustaba a ella ese cambio y qué rápido vio el lado pernicioso de romper con la conversación familiar en torno a la mesa. Cuántas oportunidades perdidas para detectar algo arriesgado que ronda en la cabecita de la prole que da cuenta de las lentejas.

Cuántas cosas se van sembrando hace décadas que no veíamos... El fomento del consumo nunca fue inocente ni lo es aún hoy en día. Hay diferencia entre hacer más fácil la vida y hacerla más cómoda. Aún hoy no parece que se haya entendido esta sutil diferencia tan importante, entre las gentes de  izquierda. Cuestión de tiempo, otra vez.

<<Hoy también, mami, soy la rara que se percata del mal individualizador de un móvil en la mesa, la que llama la atención por la falta de educación al resto, mientras se comparte un plato de comida.

Pero aún sueño, mamá. Y lo sé separar, como tú. Vivo y aporto en comunidad, cuando es mi turno y toca. Sueño y escribo, bailo y aporto mi luz interior, cuando puedo.>>

Proletaria, y le enseñará lo mismo a las mambitas que vienen, así como a respetar las normas que la comunidad se ha dado para convivir con los demás, -en especial de tráfico, ¡ejem!-, y a ser libres de ser ellas mismas.

<<A desplegar las alas, a nadar pececillos. A mudar las escamas, mis mambitas>>

A poner copas y cafés, pero ocho horas (mejor si menos, pero no te hagas ilusiones, al paso que va la Putin-Stalin Burra...)


A ser Segunda Mamba, Madre, Bailarina, Escribiente, Reina Momo y Puta y todo lo demás, el resto del día.



Nació en verano.

Siempre tenía que ser fuerte. No recordaba haberse dicho otra cosa a sí misma desde la más tierna infancia.

<<Geología era la "maría" de 1º de Químicas en el Plan Antiguo. Y la que menos me interesaba, también. Hasta el punto de pasar de ella y suspenderla mientras aprobaba con nota una de las más hueso, Biología, que sería la que me salvó el culo y el año, en aquel disfuncional primer curso en la Universidad.>>

Con los años y las relaciones obvias e inevitables entre ambas disciplinas, así como los conocimientos adquiridos por el trote modesto geográfico de su vida, empezar a amarla. Igual que a la isla y de la mano de ella. Por el magma frío reciente en la superficie del lugar que habita. Riscos y malpaíses enigmáticos y que son un canto al origen de este maltrecho planeta.

Ser una roca. Ya llegarse a la edad de su último año pisando el suelo. Ella te diría que son admirables las personas calmadas y pacientes, como hoy lo es la Flor del Dolor. Pero también que recuerdes siempre que las personas más fuertes son las que muestran sus debilidades y normalizan los defectos de la gente, no solamente las que destacan en lo bueno. En las rocas lo chungo está ahí, no es ningún secreto su dureza impenetrable.

Ser veneno silente es mucho más letal.  Quemarse con la radiación solar es más fácil cuando la sensación térmica es engañosa por el alisio refrescante. Mutar los genes bajo la acción de un agente invisible es otra papeleta para la rifa en el bolsillo.

<<Finales de septiembre, sí, pero aún era verano cuando mamá vio por primera vez mi palidez pelirroja.

Definitivamente he nacido en verano y sostengo que es uno de los motivos de mi intolerancia al frío. >>

Pero amando la calidez del Sol se llegarán tiempos en que añores el hielo y las nieves, porque escasearán. Serán como esos días libres que necesitabas y no te concedieron, lo que provocó que reapareciese la enfermedad. Y ahora toca aceptar de nuevo que quien pudo evitar el malestar te descuidó. No se descuida a quien se quiere cuidar. Si se descuida al otro, el hechizo se rompe. Fácil y rápido, ya no hay chance para embusteros interesados y egoístas. 

Tu voluntad es de basalto.


<<Por muy zalameros que sean esos ojos, siempre se puede apartar la mirada...>>


2 sept 2022

Segundas oportunidades.

 A esos dedos de pianista que no te tocaron.

A esa grácil manera de caminar, potenciando el agradable conjunto externo de su silueta.

El previsible alejamiento. Por la jerarquía que se interpone y por ese rojerío que llevas en el coño metido y que repele al neocon con pinta de hipster enrollado como el aceite al agua. 

Incluso hay un aroma rancio por momentos en ese lugar en que os habéis conocido, por desgracia. Esa decadencia del lujo de escaparate mientras las cucarachas campan a sus anchas por las tripas del invento y las máquinas que han de aliviar la carga se estropean uno y otro día, jornada tras jornada, a golpe de turno frenético por falta de personal que permita la calma.

De quién es y a quién se concede la segunda oportunidad. 

<<Empecemos de cero. Cuando empecé aquí estaba contenta. Era temporada re baja, en la isla, pero eso es lo de menos porque el tugurio está corto de recursos humanos y materiales todo el año: si se necesitan cubrir diez hay ocho y si se necesitan seis hay cuatro. El recorte perpetuo, la merma del patrón mezquino, de Consejo de Delegados...>>

Y dando un giro al prisma otra vez, mirando desde ahí. Dos números de cuenta de cotización a la Seguridad Social, eso sois. Insignificantes, invisibles para esas personas metropolitanas y que cuentan beneficios allende los mares mientras tú te vistes con camisa de manga larga y chaleco de doble forro para poner café y tes a más de 30ºC bajo espesa calima.

No hay razones para el recelo que se ha despertado por sus conductas extrañas. Sí para la temida decepción porque llegó el momento de debilidad y falta de coraje para defender al equipo. Cuestiones muy relevantes para ti, a la hora de valorar sus acciones en conjunto.

El problema es el de siempre. Lo de siempre. Está presente ese comportamiento seductor. Las miradas, y en eso no te falla la intuición, que además ya no lo es tanto. Es empírica de la vida, los tropiezos al andar. El ensayo y el error.

Te asusta a veces esa pereza de los últimos tiempos para ensayar. Puede que para evitar quebraderos, pero también porque te has vuelto vaga y tienes que ver muy claro que el esfuerzo vaya a merecer la pena.

Endurecerse. Más. O no, cuando tienes la dulzura de la infancia inocente, compartiendo tus días.

Y es que es por eso. No necesitas los esfuerzos extra ni el amargo de las decepciones, así que las segundas oportunidades las vendes más caras, cada vez.


Sí, de nuevo has ser dura por fuera de tu nido de serpientes.