23 oct. 2009

Todos semos trolls...

...o tocapelotas.
Son cosas de la Interné en las que alguna vez caigo.
La vehemencia de la menda lerenda muchas veces resulta molesta, lo acepto y comprendo.
No les pediré que sigan el hilo de comentarios, aunque sería lo deseable y lo justo para contrastar lo giliposhas que puedo ser cuando me pongo en plan pedante.
En mi defensa diré que, lo que me molesta no es que mi blog lo lea poca peña, ya que valoro más la calidad de mis poquicos lectores que la cantidad. Me molesta la trampa. Venir, tocar, soltar una banalidad y...¡si cuela vendrán a visitarme por cortesía y puedo engordar la cuenta de mis seguidores y, de paso, engrandecer mi enorme ego!
Pues no, oiga, cada uno que asuma la responsabilidad de sus actos y la repercusión de las paridas de su blog público.
Me refiero a esto (en concreto al comentario de Mariale divagando) y a esto.
Con que lean el post de Mariale, grande en el debate, todo hay que decirlo (aunque yo no opine lo mismo de los que la leen), me conformo.
El puto insomnio es lo que tiene.


*Actualización, coda, o como se llame al complemento aclaratorio:

Gracias a Small por hacerme releer este batiburrillo ininteligible, pues veo que el sentido de la entrada no se entiende en absoluto.

Aclaración: el motivo del post, que atiende a razones obvias de pique personal porque una de las lectoras de Mariale me acusa de spamear por entrar en discrepancia con la segunda, creo que debido a ponerme -en plan ladilla- a debatir el tema central del que trata el post de la susodicha.
Hoy he vuelto a MARIALE...DIVAGANDO y la autora sostiene que el comentario que dejó, al no solicitar una devolución de la visita, no tenía la intención que yo le dí. Dicho queda.

Aclaración: el cabreo de la menda, se debe al tono despótico en el que se trata la obesidad, dándole una importancia al gasto sanitario que supone, anteponiéndolo a la libertad de quien quiera estar gordo por elección e incluso adoptando un tono paternalista que asusta, para concluir que, como estar obeso no es sano, el que está enfermo es debido a la ignorancia o a la dejadez deliberada, que por supuesto, parece que raya la inmoralidad desde sus puntos de vista. De ahí que la persona a la que contesta públicamente en el post, que se manifestó ofendida en privado (por mail) por otro anterior de características similares, tenga todo el derecho a ofenderse según mi opinión. Y por eso mi mención a hacerse responsable de lo que cada uno decimos o escribimos, en este caso.
Hoy Rafa Reig, casualmente, hacía mención a la misma noticia que enlazó uno de los lectores de Mariale en el hilo de comentarios, con la intención de rebatir mis idas de olla. Como entiendo que me es muy útil para ilustrar mi indignación, los dejo a ustedes en manos del monstruo de Púbico. A ver si asín se me entiende mejor.

Gracias de nuevo, Pitu. =D