10 ene. 2020

Veintidós de abril.


Los problemas saben siempre dónde estas...♪
♫vestida de liiiino ... de lino boniiitooo♪




_ Leggins negros...
_ Mmmmm...





Flashes, en la memoria. Palabras que no repetiré quizá más a tu oído. Por qué. Necesito en esta nueva andadura, reservar esa parte de mí que es tuya por derecho. Quien se presta a mis juegos de seducción ahora lo sabe, lo respeta. Es, en realidad, muy parecido a ti. La lástima ha sido que él apareciera después, francamente. Pero no. Nadie consigue lo que tú y eso está tan claro desde el momento en que te pienso, -sólo esas tres palabras a mi oído y tus ojos clavados en mí-, como que rozar el clítoris en ese momento con mi dedo es electricidad pura. Conexión de esos pensamientos, a través de mi sistema nervioso, corriente de partículas, átomos y electrones, que descienden por mi espalda hasta mi sexo, y .... ¡Uf!
Recuerdos dulces imborrables, tragedia de mi ansia estropeando tu ofrenda.

Aquel día en que me dijiste que me sabías de memoria; como yo te sé a ti, por mucho que entendieras que eso era la lealtad, dejar de mostrarme tus ojos y tus manos.

Eres el deseo a la enésima potencia. Un enigma aún para mí.

Y Eva siempre quiere saber. Y bailar tangos fatales.





26 días sin saber nada de ti.
22 de abril, mi segundo cumpleaños del año.