24 ene. 2020

Porque necesito decirlo.


<<A veces se enciende, a veces se apaga, la llama sagrada que tú y yo conocemos... Leña que ha de arder...>>








Hoy me siento igual que el resto, tablas de salvación, de cura pasajera, que utilizaste, y a las que acudiste para echarla de menos a ella.





En mi nube de algodones en la que nunca me rechazarías si sabía respetar tu espacio, había fabricado un cuentito lindo, de color de rosa, para escapar juntos. Y a veces añoro ese cuento, porque tristemente el recelo tuvo que volver, se ha instalado para poner excusas, para rechazarte yo, para reponer mi amor propio echando atrás hasta aquel 12 de mayo. Ese día no debía estar a esas horas donde estaba y tampoco debí mirar si había respuesta.





Que te arrepentiste de la cita mucho antes de los primeros reparos y también que no debimos vernos, son dos pensamientos acerca de lo que pudo no haber pasado,- pero sí pasó -, que no se van. Lo sé ahora que es muy tarde para lamentaciones. Y no lo sé por dudar de mi amor, al contrario: este daño es mucho más hondo de lo que he querido reconocer. Es la primera vez en mi vida que sé que no quiero volver a enamorarme más. Que solo me ha servido para sufrir en todos y cada uno de los casos. Que esta última vez es la peor porque estaba más segura que nunca de luchar por estar a tu lado y, sin embargo, por amarte más que a ninguno, no luché nada. Hice lo contrario, dejarte ir, no aprovechar las oportunidades, aunque fuera una sola noche, recuerdo cada uno de los momentos en que quise abrazarte fuerte, hablarte desde mi corazón. Y eso es lo que justo no hice.





Y más veces. Después. Debí ser más valiente, afrontar todas las dudas en mi cabeza, hablarte. Pero es difícil llegar a ti. Mucho. Consciente de eso y de la desigualdad entre nosotros. Yo mucho más incontenida con mis problemas que tú. He sabido más en el antro que por ti y nunca he sido capaz de decírtelo por miedo a herirte.
Hay tantas cosas pendientes por decir que me cuesta mucho cerrar este capítulo de mi vida. No puede ser un archivo definitivo ni aunque me lo propusiera con verdadera convicción, porque volveré a tropezar una y otra vez con los recuerdos y asuntos no aclarados en mi mente.
¿Y cómo se hace para parar esto? Sólo se me ocurre estando ciega de benzos o fumada todo el día. Porque duele la herida mal cosida, amor, y no puedo evitar aún que salgan de mi boca estás cuatro letras cuando te pienso, en voz alta, "Mi Amor", y en la tecla cuando te escribo, en letras mayúsculas.





Tengo miedo de esta oscuridad. De que siempre esté ahí y no se vaya. Y el único que me saca el dolor, pero tampoco todo el rato, me recuerda a ti. A ti te buscaba, en realidad, a la desesperada, entre fantasías de regresos entre antifaces y princesas prometidas. Pero es que yo soy más de manejar la nave, como Moana, y menos de esperar a mi héroe al rescate en plan Buttercup. Y sin saberlo del todo, siempre he tenido la sensación de que, como mamá hacía con la gente, cuando la conocían mejor, te he desarmado. No soy lo que creías al principio del todo. Viste algo pero era sólo la sombra.





En mi caso, soy yo la que decide que no me compensa ser capitana y recibir compañía y comprensión, nada más. La sirena del barco, con sus siete señales acústicas, ha hecho aparición en escena demasiadas veces ya. Estoy crispada en una relación que no le da bola a mi verdadero yo. Que es en realidad lo que siempre fue el objetivo en mente, desde que empecé a aplazar mis sueños, muy temprano. Cuando la tempestad pasara, recuperar mi derecho a sentirme mujer de verdad. Y ya contaba con que pasara esto, que no fueran los compañeros de andadura del principio los mismos que los del final. Porque sabía que tenía fecha de caducidad mi relación pasada, igual que sé que las tienen las futuras. Y nunca, quizá por lo que me pasó y la herida más jodida de cerrar de todas que me abrió en canal, he entendido a las personas que mendigan el amor. Esa línea la he traspasado según mi magnitud de medida contigo muchas veces. Hace veinte años que no me siento así. Y en este caso era yo la intrusa. La diferencia es obvia. Hoy lo es. No tengo veinte años, tengo más de cuarenta y la crianza de tres a mis espaldas. Tengo derecho a decir que no tengo nada que aprender de esa persona porque mi vida es otra. A mi me tocaron otros asuntos que afrontar y resolver. No admito comparaciones porque a ella la conoces. A mi no. A mi no me has tenido a tu lado. Tú que sabes. Cuántas veces he apoyado, perdonado, comprendido, -y sigo comprendiendo- acompañado, y follado porque amaba con todo mi corazón. Tú no has podido sentirlo, no te has dejado. Cómo te atreviste a semejante comparación, que cuanto más la pienso más me duele. Tanto juicio sin conocimiento de causa me aleja de las personas. Y de ti también.






Para que me vean como una mujer objeto a la que meter en vereda, pero no de la forma que a mi me gustaría, encima. No ha nacido ese hombre... creo.
Y resulta que si estoy cerca de que me satisfagan más plenamente el hambre animal, será con una persona que ama a otra mujer, al igual que yo te amo a ti y no a él, pero que sabe amar como yo, con total entrega, pasión y dulce preocupación por el otro. Y eso era lo que yo buscaba en ti. No más. No menos. Momentos de fugaz felicidad. De sentir que otra persona siente contigo y por ti, que te da lo mejor de sí, su alma apasionada al descubierto, para ser amantes furtivos durante minutos de coincidencia en días, que pasan a ser cada vez más frecuentes, ya ocupando horas a la semana. Probablemente habiendo superado ya nuestra media.





Somos mucho más activos. Porque esto, a pesar de que es un verdadero chollo y me ayuda mucho, es sexo. Bueno de verdad y sin tapujos porque no hay medias verdades para no herir al otro. Se dice la verdad sobre lo que te pasa. No así, sin saber si se puede confiar.
Callando. No era que confiara yo. Quien ama confía. Tú no confiabas, estabas maleado por el antro. Quizá hoy sigas pensándote en riesgo, mientras sigues alucinando de que haya alguien como yo. Que acepta que no me amas y bon voyage.





Me conformo con estas letras de desahogo. Con mi creencia dogmática de que no sabes y de que era yo, porque necesito una fantasía para remar en este río amargo que dejaste.





Y seguiré esperándote, porque sigue habiendo un rayito de indignidad en mi cuando de Nadie se trata.





Soy el fuego que arde tu piel
Soy el agua que mata tu sed
El castillo, la torre yo soy
La espada que guarda el caudal
Tú, el aire que respiro yo
Y la luz de la luna en el mar
La garganta que ansío mojar
Que temo ahogar de amor
Y cuáles deseos me vas a dar, oh
Dices tu, mi tesoro basta con mirarlo
Y tuyo será,
y tuyo será...♪♫

'TUYO' | RODRIGO AMARANTE 2018 | BSO 'NARCOS' |